Sociedad Paraguaya de Dermatología

| Login

Campañas

LUCHA CONTRA EL CANCER DE PIEL


Todos los años la SOPARDER organiza la campaña de lucha contra el cáncer de piel, realizando atención médica gratuita en los centros dermatológicos más importantes del país impartiendo educación a la población paraguaya.


El cáncer de piel es el crecimiento descontrolado de células anómalas de la piel. Sobreviene cuando el daño en el ADN de las células de la piel (provocado, principalmente, por la radiación ultravioleta procedente de la luz solar o de las camas de bronceado) desencadena mutaciones o defectos genéticos que hacen que las células de la piel se multipliquen rápidamente dando lugar a tumores malignos.
Clásicamente se los divide en carcinoma de células basales, carcinoma de células escamosas y melanoma. Siendo el primero el de presentación más frecuente y el último el de mayor agresividad.

CARCINOMA DE CELULAS BASALES
El carcinoma de células basales (CCB) es la forma mas frecuente de cáncer de piel, y se diagnostican casi 2.8 millones de casos cada año en Estados Unidos. De hecho, es el cáncer más común de todos. Casi todos los CCB aparecen en áreas del cuerpo expuestas al sol, sobre todo en cara, pabellón auricular, cuello, cuero cabelludo, hombros y espalda.
Cualquier persona con antecedentes de exposición al sol puede desarrollar CCB. No obstante, los que corren más riesgo son las personas de piel clara, cabello rubio o pelirrojo y ojos azules, verdes o grises. Si bien la incidencia de CCB aumenta con la edad, lo más preocupante es la aparición cada vez más frecuente de esta enfermedad en personas de entre 20 y 30 años.
Los CCB toman la apariencia de llagas abiertas, parches rojos, protuberancias brillantes, crecimientos rosas, o cicatrices. Unas veces, parecen nódulos perlados, translúcidos y en relieve, que han atravesado la piel y sangran y otras se parecen a patologías de la piel no cancerosas como la psoriasis o los eccemas.

CARCINOMA DE CELULAS ESCAMOSAS
El Carcinoma de Células Escamosas (CCE) ocupa el segundo lugar en frecuencia entre los distintos tipos de cáncer de piel. Se calcula que cada año 700.000 casos nuevos son diagnosticados en Estados Unidos. Se trata del crecimiento anómalo y descontrolado de las células escamosas que forman la mayor parte de la piel (epidermis).
Los CCE tienen la apariencia de parches rugosos, escamosos y gruesos que pueden llegar a sangrar si se rascan, arañan o reciben un golpe. Parecen verrugas o llagas abiertas con bordes en relieve y una superficie costrosa.
Los CCE pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque lo más frecuente es que se desarrollen en áreas expuestas a la luz ultravioleta (UV) del sol, como por ejemplo en bordes de las orejas, labio inferior, rostro, cuero cabelludo, cuello, manos, brazos y piernas. La exposición solar que recibe una persona a lo largo de su vida se convierte en un daño acumulativo que puede llegar a provocar CCE; por lo tanto a mayor edad, mayor incidencia.

MELANOMA
El melanoma es el tipo más serio de cáncer de piel. Con frecuencia el primer signo de un melanoma es un cambio de tamaño, forma, color o textura de un lunar. La mayoría de los melanomas tienen un área negra o negra azulada. El melanoma también puede aparecer como un lunar nuevo. Puede ser negro, anormal o "de aspecto desagradable."
A menudo el melanoma está provocado por una exposición intensa e intermitente a los rayos del sol, aunque como causantes también se encuentran los factores genéticos.
Es muy importante conocer muy bien nuestra propia piel. Examinar la piel de todo el cuerpo una vez al mes, teniendo en cuenta las primeras letras del abecedario (A: asimetría B: bordes C: color D: diámetro E: evolución)

QUE OPCIONES DE TRATAMIENTO EXISTEN PARA EL CANCER DE PIEL?
Si usted presenta el diagnostico de cáncer de piel debe realizar un tratamiento. Existen varias opciones de tratamiento, la elección depende del tipo, tamaño, localización y profundidad del tumor, edad del paciente, estado general de salud y posible impacto sobre la apariencia física.
El tratamiento generalmente se realiza de forma ambulatoria.
Los tratamientos más importantes para el CCB Y CCE son: Curetaje y Electrodesecación, Cirugía Micrográfica de Mohs, Cirugía escisional, Radioterapia, Fototerapia y Criocirugía.
En el caso de CCB y CCE superficiales, pueden usarse fármacos de uso tópico como 5-fluourouracilo e Imiquimod.
Melanoma: la cirugía es el tratamiento principal en el melanoma. En el melanoma en fase avanzada se utiliza la quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia (fármacos estimulantes del sistema inmunológico).

QUE ES LA CIRUGIA DE MOHS?
La Cirugía de Mohs es un procedimiento quirúrgico especializado que se aplica en ciertos tipos de cáncer de piel y que tiene dos objetivos fundamentales:
1) Eliminar el 100% del cáncer de la piel
2) Conservar la mayor cantidad posible de tejido sano normal

Cumpliendo estas premisas se logra la menor tasa de recidiva en comparación con las otras opciones tradicionales de cirugía.
Es una cirugía secuencial que se lleva a cabo en etapas o fases, incorporando el estudio microscópico de los márgenes durante la realización de la cirugía, con lo que se puede precisar con seguridad la ausencia de tejido tumoral.
Este procedimiento lleva más tiempo para su realización, ya que no se plantea el cierre de la herida (reconstrucción) hasta que no se confirma que el tumor ha sido completamente eliminado.
Es una cirugía realizada en forma ambulatoria, con indicaciones precisas y está considerada como el estándar de oro en Europa y Estados Unidos.

CUALES SON LAS INDICACIONES DE LA CIRUGIA DE MOHS?
• Tumores con márgenes pobremente definidos clínicamente.
• Localización: cuero cabelludo, orejas, pliegue naso labial, frente, sien, nariz, labios, dedos, genitales.
• Tamaño mayor a 2 cm independiente de la localización.
• Tumores recurrentes.
• Tumores extirpados incompletamente.
• Tumores con patrón histológico agresivo.
• Pacientes inmunocomprometidos.
• Tumores de rápido crecimiento

PREVENCION: EL PASO MÀS IMPORTANTE
• Evite la exposición solar entre las 10 AM Y 4 PM.
• Evite quemaduras solares utilizando protectores solares con FPS 30 o mayores, gafas con protección UV, sombreros de ala ancha.
• Evite las camas de bronceado artificial.
• Utilice todos los días una crema con protección solar 30 minutos antes de salir y vuelva a aplicarse luego de 2 a 3 horas.
• Realizar cada mes un auto chequeo de la piel.
• Acudir al dermatólogo para un chequeo anual.